miércoles, 9 de abril de 2008

¿Los La Hoz son de Laos?

Claudio se resistía a la idea de que sus antepasados hayan venido de un país remoto del sudeste asiático. Nadie en casa se lo había dicho. Estaba enojado. No sabía si creerlo, pero las pruebas estaban ante sus ojos. Todos sus amigos del salón de escuela le repetían que no podía ser una simple causalidad que su apellido se pareciera tanto al vecino de Vietnam. Se vio al espejo y no era chinito. Por primera vez en años, mi sobrino escribió su nombre preguntándose a quién diablos se le pudo haber ocurrido apellidarse La Hoz.

Lo mismo me ocurrió muchos años atrás. Tenía una profesora de apellido Laos, como el país. Era chinita y nos enseñaba inglés. Creíamos que venía de esa ignota nación de glotones de arroz y elefantes en peligro de extinción, pero en realidad vivía en Jesús María. Algunos otros, aseguraban, con sorna, que era mi tía lejana porque la "h" siempre fue muda. Evidentemente negué todos los cargos. No se podía tener un pariente en el mismo salón. Sin embargo, me quedé con la duda de los orígenes de ese apellido tan raro que me tocó tener.

Contrario a Claudio, mis ojos rasgados y mi piel cetrina podían ser una prueba irrefutable de mi ascendencia laosiana. Resultaba toda una incógnita. A los pocos años descubrí que tan sólo era una fábula infantil. No era hijo de Laos. En realidad La Hoz nada tenía que ver con ese país que en lengua lao se denominaba originalmente Muang Lao, pero que por culpa del mote de los colonos franceses del siglo XIX terminaría llamándose Laos.

Después de eso dejé de pensar que mi profesora, la miss Marlene, aquella chinita de maneras afables y hablar cadencioso, era laosiana, ni nada que se le parezca. Las pocas veces que oía de Laos por medio del fútbol, recordaba aquellos días de infancia y las interminables clases de spelling, grammar y arithmetic. Pero, en realidad, recién hasta hoy no supe mucho de su selección. Era evidente que jamás llegó a un mundial de fútbol. Y que mucho menos ganó algo importante a nivel internacional.

El equipo nacional de Sathalanalat Pasathipatai Pasason Lao (nombre oficial) recién participó en las eliminatorias para un mundial en el 2001. Aunque la Lao Football Federation se afilió formalmente a la FIFA un año después de su fundación (1952), tuvieron que pasar cincuenta años para que intentará acceder al máximo torneo del ente mundial. Su primera vez fue muy dolorosa. Omán le encajó doce goles.

A los pocos días, nuevamente Omán lo apabulló. Esta vez por 7-0, y Siria hizo casi lo mismo, o aun peor, enbocándosela once veces primero, y luego nueve veces más. Fue bochornoso. Hasta que llegó su primer triunfo, el del honor, realmente histórico, ante Filipinas por 2-0 en su capital Vientiane. Su segundo intento, para el Mundial de Alemania 2006 fue igual de infructuoso y traumático para los laosianos.

Después de sortear la fase preliminar, pese a ser superado por Sri Lanka (clasificó como el menos malo), tuvo que soportar goleada tras goleada ante Jordania, Irán y Qatar. No sumó ni un solo punto. Los años de inexperiencia y desorganización se reflejaban en la incipiente selección de Laos. Afiliado a la AFC (Asian Football Confederation ) desde 1980, empezó también tarde su participación en torneos continentales. Recién jugó las clasificatorias para la copa asiática del 2000. No tuvo suerte. Tampoco en el 2004. Como ocurre en el ASEAN Football Championship (anteriormente llamado Tiger Cup), en el que participan los países del sudeste asiático: desde su instauración en 1996, Laos jamás ha peleado las finales.

El pobre nivel de su fútbol lo ha obligado a no participar en la última copa asiática ni en las eliminatorias para Sudáfrica 2010. Desde un principio la selección laosiana se acostumbró a convivir con las goleadas en contra. Los survietnamitas los bautizaron con un 7-0 en su debut oficial allá por 1961. Tuvieron que pasar ocho años para que Laos obtuviera su primer triunfo. Ese día jamás será olvidado: vencieron espectacularmente 4-3 a Tailandia. Curiosamente 1968 fue el año en el que nació miss Marlene, a la que no veo ya hace tantas lunas y tantos soles.

No creo que aún recuerde mi apellido, como yo evoco con tanta fruición la historia de Laos, su país imaginario. Ni mucho menos creo que sepa lo que significa. Quizás, como muchos otros, lo asocie al comunismo, por la hoz y el martillo. Curiosamente Laos es un país bajo este régimen desde 1975. Aunque según la genealogía, mi apellido, es un toponimio que proviene originalmente de una casa solar de Hoz de Anero, una vieja comarca al norte de España. Aunque existen vestigios posteriores también en Castilla, País Vasco y Aragón, ésta última con documentos que datan del siglo XVIII.

Le he enseañado a Claudio en el mapamundi dónde queda exactamente Hoz de Anero y qué tal lejos se encuentra de Laos, para que no le quede ninguna duda. Es la capital del municipio de Ribamontán al Monte, en Cantabria, y, según el último censo del 2006, contaba 654 habitantes. Pero Hoz de Anero no es la única ciudad que lleva la palabra Hoz. Existe un pueblito con apenas 10 lugareños llamado Lahoz (todo junto) en el concejo de Valderejo en el municipio de Valdegovía, en la provincia de Álava en el País Vasco.

Incluso hay un tercer lugar, un municipio denominado La Hoz de la Vieja, situado en la comarca de las Cuencas Mineras en la provincia de Teruel en Aragón. Sólo viven unas 130 personas. Según Claudio todos ellos deben ser nuestros parientes de alguna u otra manera. Tengo mis dudas. Después de tantos años, apenas nos emparenta la nostalgia, como con aquel futbolista español, Aitor Karanka de la Hoz, nacido cerca a LaHoz y que vistió hasta hace poco (1997-2002) la camiseta del Real Madrid.

Por si las dudas, escribí La Hoz en Google, y los principales resultados de la pesquisa fueron realmente sorprendentes: existe el Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz en un rinconcito inhóspito de la comunidad autónoma de Castilla y León. Hasta ahora desconocía la existencia de una virgen en la familia. Tenemos un arquitecto famoso en Madrid, una cantante de world music y hasta un prestigioso buró de abogados. Claudio puede estar convencido que nuestros antepasados, al menos los paternos, no provienen del Asia como sugirieron sus amiguitos de clase. Y yo podré dormir tranquilo sabiendo que miss Marlene nunca fue mi tía.

4 comentarios:

Carlos Cruz dijo...

Hola,

me gustaría ponerme en contacto con el administrador del blog.

Un saludo y Feliz Navidad

La Segunda Profesional dijo...

ESTIMADO AMIGO.

VISITEN ESTE BLOG :

www.lasegundaprofesional.blogspot.com

Donde brindará la información del fútbol de la segunda profesional del Perú principalmente.

Esperando sus comentarios.

Atte,

Claudio Chara

Fútbol Callejero dijo...

Me parece genial el blog!!
http://futbolenlascalles.blogspot.com/

Softskill.UG dijo...

What a great article !
Thanks for sharind dude !

Football News